Diente de León: para qué sirve la planta y cómo tomar

El Diente de león es una planta de nombre científico Taraxacum officinale, también conocida como corona de fraile, achicoria amarga, amargón, lechuguilla, taraxaco. Esta planta medicinal tiene un tallo hueco y erecto con hojas divididas en segmentos profundos y flores de tono amarillo dorado, pudiendo alcanzar cerca de 30 centímetros de altura.

Debido a sus propiedades, el Diente de león puede ser usado para ayudar en el tratamiento de trastornos digestivos, problemas hígado y páncreas y afecciones de la piel, por ejemplo.

Diente de León: para qué sirve la planta y cómo tomar
Para qué sirve
Las partes utilizadas de la planta son la raíz y las partes aéreas, que están indicadas para ayudar en el tratamiento de problemas digestivos, falta de apetito, trastornos biliares, enfermedades hepáticas, hemorroides, gota, reumatismo, eczemas, afecciones renales, de vejiga y diabetes.

Además, el diente de león favorece la excreción de la orina y por eso puede ser usado como complemento en el tratamiento de la cistitis, retención de líquidos y presión arterial alta. La raíz de la planta tiene también un efecto laxante leve.

Cuáles son los principales componentes
Los principales componentes en la planta son las lactonas sesquiterpénicas, vitaminas A, B, C y D, colina y minerales incluyendo potasio.

Cómo usar
La planta de diente de león puede ser usada para preparar tés, tinturas y jugos. Además, puede estar presente en formulaciones preparadas, disponibles en farmacias y tiendas naturistas.

  1. Té de diente de león
    Ingredientes

1 cucharada de raíz de diente de león triturada;
150 ml de agua.
Modo de preparación

Para preparar el té, vierta 150 ml de agua hirviendo sobre una cucharada de raíz triturada y deje reposar durante 10 minutos. Puede tomar una taza de este té, 3 veces por día antes de las comidas.

  1. Jugo de diente de león
    Ingredientes

Hojas nuevas de diente de león;
Agua de coco.
Modo de preparación

Coloque las hojas en una licuadora, agregue agua de coco, bata y beba tres veces al día. Generalmente, las hojas de diente de león tiene un sabor amargo y por eso se deben usar las más nuevas, que tiene un sabor menos intenso. Asimismo, se pueden mezclar otros ingredientes, como jugo de manzana, menta y jengibre, por ejemplo, para mejorar el sabor e impartir más propiedades a este jugo. Conozca las propiedades del jengibre.

Contraindicaciones
El diente de león no debe ser utilizado en personas que son hipersensibles a esta planta, que sufren de obstrucción de los conductos biliares u oclusión intestinal. Además, no debe usarse en el embarazo, ni en la lactancia.

Posibles efectos secundarios
Aunque es raro, puede provocar trastornos gastrointestinales o reacciones alérgicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *