Hierbabuena: Para qué sirve y cómo usarla

La hierbabuena o yerbabuena, conocida científicamente como Mentha spicata, es una planta medicinal y aromática con propiedades que ayudan a tratar problemas digestivos, como mala digestión, flatulencia, náuseas o vómitos, además de poseer efectos calmantes y expectorantes.

Uno de los principales usos del té de hierbabuena es disminuir los gases intestinales, ya que es un óptimo remedio casero para la flatulencia, pues esta planta medicinal posee propiedades antiespasmódicas, disminuyendo los movimientos del intestino y evitando la formación de los gases y el dolor.

Hierbabuena: Para qué sirve y cómo usarla
Para qué sirve
La hierbabuena es rica en vitaminas A y C, minerales como hierro, calcio, fósforo y potasio, además de poseer propiedades antioxidantes y estimuladoras del sistema inmune. Por lo que esta planta sirve para:

Aliviar gases intestinales, por poseer efecto antiespasmódico, capaz de disminuir cólicos intestinales y alteraciones digestivas, es antiemético alivia náuseas y vómitos;

Facilitar la digestión y disminuye la acidez, por activar la producción de bilis y mejorar la función del sistema digestivo;

Ayudar aliviar la fiebre, principalmente cuando está asociado con jengibre, pues estimula la circulación;

Combatir el dolor de cabeza, por ser vasodilatador y capaz de activar la circulación;

Disminuir síntomas de estrés, ansiedad y agitación por tener efectos tranquilizantes;

Actuar como antiséptico, reduciendo la capacidad de crecimiento de bacterias y amebas en el tracto digestivo.

Además, la hierbabuena sirve para ayudar en el tratamiento de gripes y resfriados, por contener ácido ascórbico, mentol y tinol en su composición, teniendo una acción expectorante y descongestionante.

Beber el té de hierbabuena frecuentemente, mejora el funcionamiento de todo el organismo, además, puede ser utilizado como especias en comidas de carne, como cabrito o cerdo, y en la aromatización de sopas e incluso de frutas como limón o piña.

Cómo usar la hierbabuena en diferentes presentaciones
Los beneficios de este tipo de menta pueden ser aprovechados en la forma de:

Hojas o extractos secos, para condimentar alimentos y preparar tés. Conozca algunas recetas sobre cómo hacer el té de hierbabuena;

Aceite esencial, para uso en aromaterapia o masajes relajantes y vigorizantes para aliviar el dolor de cabeza y muscular;

Cápsulas, para consumo diario de forma más concentrada;

Cosméticos, para contribuir con sus efectos vigorizantes y antisépticos en la piel.

La dosis usada en cada situación depende de la forma y del producto, siendo especificada en la etiqueta o en el empaque de las instrucciones del fabricante y en caso de dudas en cuanto a su uso, se debe antes consultar al médico.

La hierbabuena se puede adquirir en tiendas de productos naturales, farmacias de manipulación o mercados libres, además, se puede adquirir en tiendas especializadas en jardín sus plántulas para que pueda ser cultivada en macetas en la casa. Vea también información sobre otro tipo de menta llamada menta piperita.

Cómo preparar el té de hierbabuena
Para hacer el té de hierbabuena, basta colocar 3 cucharadas de hojas secas de hierbabuena en 250 mL de agua hirviendo y tapar durante 5 minutos, colar y tomarlo entre 2 a 4 veces durante el día. De manera alternativa, se pueden utilizar las hojas frescas retiradas de la planta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *